22 ago. 2012

Eutanasia

Un temòn que despierta pasiones encontradas, propio del campo de la bioética, imposible de opinar tomando el tema y escindiendolo de todos nuestros prejuicios, cultura, vivencias, creencias y demás.

En ese sentido encontramos un artículo de opniòn en  bioètica blog que les compartimos y les recomendamos visitar.

La posible legalización de la Eutanasia siempre suscita amplios debates con muchas argumentaciones. Sin embargo en ocasiones alguien te escribe y te pregunta: dime brevemente qué puedo decir a quien le parece que no pasa nada por legalizarla. Si alguien quiere suicidarse o que le ayudemos a suicidarse por qué prohibir esta ayuda.
Dos razones: una global y otra concreta.
La global: porque aunque  él pueda desear suicidarse, si le apoyamos nos va a hacer mucho daño a todos los demás. Vivimos en una cultura y una sociedad muy avanzadas, no solo tecnológicamente sino éticamente. Las amenazas contra la vida han disminuido mucho, aunque no hayan desaparecido.
 El fundamento de esta gran cultura es la igualdad de todos los ciudadanos y la defensa social de la vida de cada uno.
Legalizar la eutanasia significaría romper este fundamento para admitir que hay unos ciudadanos a los que se puede dar si la sociedad estamos de acuerdo. Por eso se puede defender que el interés público de la sociedad está por encima del deseo privado de algunos ciudadanos.
La concreta: nos ponemos en manos de los médicos porque confiamos en que van a intentar curarnos o cuidarnos. Si aceptamos que también pueden matarnos, la confianza desaparece por completo. La profesión médica sólo podría mantenerse si se promoviese otra profesión encargada de acabar con la vida de las personas que lo deseen. Pero no los médicos.
Algo similar han afirmado 70 profesores y médicos belgas que han firmado una “Carta blanca” con motivo del décimo aniversario de la legalización de la eutanasia en
Referencia:

No hay comentarios:

Publicar un comentario