27/3/2011

Antitranspirantes, desodorantes y Cáncer de Mama

Un artículo interesante del Dr.Delgado sobre aantritranspirantes y cáncer de mama



Antitranspirantes o desodorantes y el cáncer de seno: preguntas y respuestas

Puntos clave
  • No hay estudios conclusivos que relacionen el uso de antitranspirantes o desodorantes con el cáncer de seno (mama) (vea la pregunta 1).
  • Han terminado algunos estudios de investigación sobre los antitranspirantes o desodorantes y el cáncer de seno y sus resultados son contradictorios (vea la pregunta 3).
  1. ¿Pueden los antitranspirantes o los desodorantes causar cáncer de seno (mama)?Los artículos en la prensa y en Internet han advertido que los antitranspirantes (preparaciones para reducir el sudor de la axila) o los desodorantes (preparaciones que eliminan o enmascaran el mal olor) causan cáncer de seno (1). Los informes han sugerido que estos productos contienen sustancias dañinas que pueden ser absorbidas por la piel o entrar en el cuerpo por cortaduras causadas al afeitarse. Algunos científicos han propuesto además que ciertos ingredientes de los antitranspirantes o desodorantes pueden estar relacionados con el cáncer de seno porque se aplican frecuentemente a una zona cercana a los senos (2, 3).

    Sin embargo, los investigadores del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), el cual forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud, no están al tanto de una evidencia conclusiva que relacione el uso de antitranspirantes o desodorantes en la axila y la presencia de cáncer de seno a consecuencia de ese uso. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (U.S. Food and Drug Administration, FDA), la cual regula los alimentos, cosméticos, medicamentos y aparatos médicos, tampoco cuenta con pruebas o datos de investigaciones que indiquen que los ingredientes de antitranspirantes o desodorantes causan cáncer.

  2. ¿Qué saben los científicos sobre los ingredientes de los antitranspirantes y desodorantes?Compuestos de aluminio se usan en los antitranspirantes como ingrediente activo.
    Estos compuestos forman un tapón temporal de los conductos del sudor; este tapón impide que el sudor fluya a la superficie de la piel. Algunos estudios sugieren que los compuestos de aluminio, los cuales se aplican frecuentemente y se dejan en la piel cerca del seno, pueden ser absorbidos por la piel y causar efectos parecidos a los del estrógeno (efectos hormonales) (3). Ya que el estrógeno tiene la capacidad de fomentar el crecimiento de las células de cáncer de seno, algunos científicos sugieren que los compuestos de aluminio en los antitranspirantes pueden contribuir al desarrollo del cáncer de seno (3).

    Algunos estudios se han enfocado en los parabenos, los cuales son preservativos que se usan en algunos desodorantes y antitranspirantes que, se ha demostrado, imitan la actividad del estrógeno en las células del cuerpo (4). Aunque los parabenos se usan en muchos cosméticos, alimentos y productos farmacéuticos, según la FDA, las marcas principales de desodorantes y antitranspirantes en los Estados Unidos no contienen parabenos en la actualidad. Los consumidores pueden leer la etiqueta de ingredientes para determinar si un desodorante o antitranspirante contiene parabenos. Los parabenos se pueden identificar fácilmente por nombre; por ejemplo, metil parabeno, propil parabeno, butil parabeno o bencil parabeno. La base de datos de productos domésticos de la Biblioteca Nacional de Medicina también tiene información sobre los ingredientes que se usan en las marcas principales de desodorantes y antitranspirantes. Esta base de datos se puede encontrar en http://householdproducts.nlm.nih.gov/index.htm en Internet.

    La idea que los parabenos se acumulan en el tejido del seno fue respaldada por un estudio realizado en 2004, el cual encontró parabenos en 18 de las 20 muestras de tumores de seno humanos (5). Sin embargo, este estudio no probó que los parabenos causan tumores de seno (4). Los autores del estudio no analizaron tejido de seno sano o tejido de otras partes del cuerpo y no demostraron que los parabenos se encuentran solamente en el tejido canceroso de seno (5). Además, la investigación no identificó el origen de los parabenos y no puede confirmar que la acumulación de los parabenos se debe al uso de desodorantes o antitranspirantes.

    Se requiere más investigación para examinar específicamente si el uso de desodorantes o antitranspirantes puede causar la acumulación de parabenos y de compuestos de aluminio en el tejido del seno. También, es preciso investigar para determinar si estas sustancias químicas pueden alterar el ADN de algunas células o causar otros cambios en las células de seno que pueden resultar en cáncer de seno.

  3. ¿Qué han aprendido los científicos sobre la relación entre los antitranspirantes o desodorantes y el cáncer de seno?En 2002, se reportaron los resultados de una investigación sobre la relación entre el cáncer de seno y los antitranspirantes o desodorantes (6). Este estudio no demostró un riesgo mayor de cáncer de seno entre las mujeres que indicaron usar antitranspirante o desodorante. Los resultados tampoco demostraron un riesgo mayor de cáncer de seno entre las mujeres que indicaron usar navajas de afeitar (no eléctricas) y antitranspirante o desodorante, ni entre las mujeres que indicaron usar antitranspirante o desodorante antes de que pasara una hora de haberse rasurado con navaja de afeitar. Estos resultados se basaron en las entrevistas realizadas en 813 mujeres con cáncer de seno y 793 mujeres sin antecedentes de este cáncer.

    En 2003, se reportaron los resultados de un estudio distinto que examinó la frecuencia de afeitarse las axilas y usar antitranspirantes o desodorantes entre 437 supervivientes de cáncer de seno (7). En este estudio, se vio que la edad de diagnóstico del cáncer de seno fue significativamente menor entre las mujeres que usaban estos productos y se afeitaban las axilas con más frecuencia. Además, las mujeres que empezaron estas costumbres higiénicas antes de los 16 años de edad fueron diagnosticadas con cáncer de seno a una edad menor que quienes empezaron esas costumbres a una edad mayor. Mientras que estos resultados sugieren que afeitarse las axilas y usar antitranspirantes o desodorantes pueden estar relacionados con el cáncer de seno, no demuestran un vínculo conclusivo entre las costumbres de higiene de la axila y el cáncer de seno.

    En 2006, los investigadores examinaron el uso de antitranspirantes y otros factores en 54 mujeres con cáncer de seno y 50 mujeres sin este cáncer. Se concluyó que no existe una asociación entre el uso de antitranspirantes y el riesgo de cáncer de seno. Sin embargo, los antecedentes familiares y el uso de anticonceptivos orales fueron asociados con un riesgo mayor de cáncer de seno (8).

    Ya que los estudios de antitranspirantes y desodorantes y el cáncer de seno han proporcionado resultados conflictivos, se requiere más investigación para investigar esta relación y otros factores que pueden estar involucrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada